lunes, 30 de julio de 2012

Minas e informaciones anti-personas en Mali

Desde que leí los primeros días de julio que los islamistas habían rodeado la ciudad de Gao, en el norte de Mali, con minas anti-persona se me estremeció el corazón. No podía evitar pensar que los pacíficos habitantes de Gao han sido hechos rehenes, el sufrimiento que esas minas van a causar ahora y dentro de mucho tiempo, pienso en los niños y en las fotografías que Gervasio Sánchez muestra en “Vidas Minadas”, y en la impresionante denuncia que hace de este tipo de arma.

La información fue difundida por la AFP y las confirmaciones ofrecidas por Radio France International. La implantación de minas sucedió a la vez o un poco después que la destrucción de los mausoleos de Tombuctú, según las agencias internacionales.

Hoy, 30 de julio, busco en los periódicos de Mali, y nada, no veo más información sobre el asunto.

lunes, 9 de julio de 2012

Todos los seres humanos somos iguales, sí, pero que los africanos no vengan a Europa


La llamada Francofonía es una organización internacional que designa a todos los francoparlantes en el mundo. En Europa hay 76 millones de personas que se supone que hablan francés, gracias a que se han unido a esta organización Bulgaria, Moldavia y Rumanía. Sin embargo, África es el continente donde más francoparlantes hay, unos 80 millones y eso sin contar Argelia, que tiene el francés como lengua oficial, pero no se ha molestado en entrar en la Francofonía, descontando sus 35 millones de habitantes de las estadísticas de francoparlantes africanos.

Oumar Sankharé, escritor senegalés y profesor en la universidad Cheikh Anta Diop de Dakar, el segundo africano catedrático de lengua francesa, después de Leopold Sedar Senghor, es un apasionado de la lengua francesa, una eminencia, razón por la cual, debía viajar a París para la reunión organizativa del “Prix des 5 continents”, premio literario organizado por la Francofonía con sede en París, y para el cual Sankharé era el presidente del comité África. 

 El día 20 de junio, se quedó de piedra cuando, en mitad de los trámites de su viaje a París para la mencionada reunión, le llega una comunicación de la embajada francesa en Senegal denegándole el visado para viajar a Francia, a presidir el comité de la mayor comunidad de francoparlantes del mundo. Este rechazo no fue uno más de tantos, enseguida se corrió la voz por la comunidad académica, de escritores e intelectuales de Senegal y la indignación saltó a los principales medios senegaleses.

Cuando la embajada de Francia en Dakar se dio cuenta de su gran metedura de pata, se apresuró a conceder un premio, “les palmes académiques”, al insigne profesor Oumar Sankharé, en el marco de la fiesta nacional francesa del día 14 de julio, (esta vez, un premio sin problemas de visado, la ceremonia sería en la embajada, el 11 de julio, y todo olvidado).